Teléfonos móviles más veloces en internet: en el top ten no está el iPhone

Un estudio con 2,4 millones de mediciones ha permitido a ingenieros de la Universidad de Aalto (Finlandia) hacer un ranking con los móviles más rápidos en internet. El más veloz ha resultado ser un móvil de LG. Para sorpresa de muchos, pero no tanto para ellos, el iPhone no aparece entre los 10 primeros de una lista acaparada por dispositivos de Samsung.

¿Cuántas veces hemos oído a alguien quejarse de la conexión de su móvil? Y siempre acabamos echándole la culpa a la operadora cuando, en realidad, el problema puede estar en ese avanzadísimo móvil de más de 600 euros.

movil

Buscando mediciones reales de la velocidad de conexión a internet de los móviles, un grupo de ingenieros creó Netradar, una app disponible para casi todas las plataformas, desde Android hasta iOS, pasando por Windows y hasta las minoritarias Meego y Symbian. Instalada en el móvil, Netradar mide de forma periódica la velocidad de descarga y subida de datos por el protocolo TCP (sobre el que sea apoyan las comunicaciones en internet), la latencia o retardo en ambos sentidos y otros parámetros como el tipo de red usada para la conexión, la localización del dispositivo o su batería.

Con 2,4 millones de mediciones de 76.000 usuarios, Netradar ha podido crear un ranking de 150 dispositivos móviles diferentes. Como era de prever, los equipados con tecnología LTE, publicitada como 4G y que pueden alcanzar velocidades superiores a los 100 megabits por segundo (Mbps) acaparan los primeros puestos.

El móvil más rápido en escenarios reales es el LG G2, lanzado por la compañía coreana en el verano de 2013, ofreciendo una velocidad de bajada media de 113.6 Mbps. En segundo lugar aparece el Samsung Galaxy S4 4G+ y en tercer lugar otro Samsung, el Galaxy Note III. De hecho, entre los diez primeros hay seis modelos de la familia Galaxy intercalados con dos Nokia Lumia y la Xperia Tablet Z de Sony.

Para encontrar al iPhone 5S hay que descender al puesto 13. El último modelo de Apple alcanza una velocidad media descendente de 93,5 Mbps, casi un 10% menos. Mucho más abajo, en el puesto 22 aparece el iPad Air. Llama la atención que el iPhone 5 ocupe un decente 24 puesto mientras que el iPhone 5C, de plástico pero de una generación posterior, baje hasta el 37 y, a pesar de disponer de su chip LTE, sólo descargue datos a 36 Mbps.

“La antena y el chipset de radio afectan al rendimiento”, dice el profesor especialista en tecnología de redes y responsable del proyecto Netradar, Jukka Manner. En su opinión, ambos elementos son fundamentales:“el diseño de la antena y el chipset influyen mucho en cómo se puede comunicar el dispositivo con la estación base, en lo buena que es la señal”, explica. Otros factores que también influyen en el rendimiento son el sistema operativo y su configuración para soportar transferencias a gran velocidad. ¿Alguien recuerda los problemas del iPhone 4 con su antena? Pues parece que no han avanzado mucho.

Aún así, los ingenieros advierten de que en la velocidad real de un móvil intervienen muchos factores. Desde encontrarse dentro de un edificio, donde la intensidad de la señal es más baja, hasta que en una determinada localización, la red del operador se encuentre congestionada o no haya sido actualizada de 3G a 4G. Por eso, sus mediciones se apoyan en usuarios de centenares de operadores y redes de Europa (también España), Estados Unidos y Asia, buscando la mayor y más representativa muestra de dispositivos en situaciones reales.

“Un mayor precio da a menudo la confianza de que el dispositivo ofrecerá a cambio unas ratios de datos buenas y estables. Sin embargo, hemos podido identificar dispositivos con un precio ajustado que aún rinden grandes velocidades y, en el otro extremo, hay dispositivos caros que muestran un muy pobre rendimiento”, explica Sebastian Sonntag, miembro del equipo de Netradar.

Dejar un comentario