Tipos de catering bodas Barcelona

El catering bodas Barcelona es uno de los complementos más importantes de estas celebraciones, en las que compartir es algo esencial. Sobre todo, cuando se trata de festejar en nombre del amor, es imprescindible abrir un espacio para deleitarse con deliciosos platos y bebidas preparadas por un equipo de profesionales.

Sin embargo, los novios están ocupados en varias actividades a la vez, que no les permite dedicarse a tiempo completo a este aspecto. Bajo este contexto, ¿cuál es la mejor solución a este inconveniente? Definitivamente, contratar a una empresa de catering para bodas es la respuesta acertada.

Por lo general, estos expertos se encargarán de adaptar cada uno de los elementos básicos, para crear un espectáculo impactante. Desde sorprender con una decoración increíble, hasta la preparación de propuestas gastronómicas llenas de magia, los especialistas pondrán toda su pasión para que tengan una boda especial.

Ahora bien, es fundamental que los novios expresen lo que desean para este día, teniendo en cuenta la cantidad de invitados, el estilo de la fiesta, el horario del evento, etc. Dependiendo de las respuestas, es posible que elijan entre las siguientes opciones:

  • Buffet: esta alternativa es perfecta para matrimonios con muchísimos asistentes, puesto que facilitan el proceso de servir la comida, da la oportunidad de ofrecer una amplia variedad de alimentos, cada quien se sirve la cantidad que desea y si quiere repetir, simplemente, puede levantarse de nuevo e ir por otro bocado.
  • Banquete: es común en este tipo de celebraciones, porque tiene un carácter formal. Los invitados se mantienen sentados en sus mesas y se les da diferentes aperitivos y platos. Es sencillo calcular las cantidades por persona.
  • Cóctel: los comensales pueden estar de pie y los camareros se encargan de servir la comida. Son informales, pero si los futuros esposos desean esta opción, no hay problema.

Disfruta de las ventajas de contar con un servicio de catering personalizado en tu boda y concéntrate en esas tareas que también son relevantes, como elegir el vestido perfecto o diseñar las tarjetas de invitación. Deja esta responsabilidad en manos expertas y no te arrepentirás ni un segundo.

Dejar un comentario